Prevenir el acné en adolescentes | Clinica nasser

Single post

Prevenir el acné en adolescentes

El acné es un problema de salud muy común entre los adolescentes, su aparición puede deberse a los cambios hormonales, una mala o inexistente rutina de limpieza facial o una mala alimentación. El acné es la inflamación de los folículos capilares y glándulas sebáceas, que puede verse más acentuada durante los primeros años de la adolescencia cuando se segregar una mayor cantidad de sebo debido a las hormonas. Se puede prevenir combinando una limpieza profunda de la piel y una exfoliación, las cuales deberán ir acompañadas de una buena alimentación y, en los casos más extremos, con medicación.

Lavar con regularidad el rostro. Para evitar el acné hay que lavar con regularidad el rostro, al menos dos veces al día con un limpiador facial sin aceites, de esta manera quitaremos el exceso de grasa y suciedad. Te recomendamos hacerlo en las mañanas, después de hacer ejercicio y justo antes de irte a la cama.

La funda de almohada. Cambiar con regularidad la funda de almohada, ya que es probable que tenga bacterias, grasa, polvo u otros agentes desencadenantes del acné.

Exfoliar. La exfoliación juega un papel importante en la limpieza de tu rostro ya que elimina la capa superficial de células muertas, despeja los poros obstruidos y los puntos negros superficiales. Es aconsejable realizarlo de dos a tres veces a  la semana, ya que si se realizase de forma diaria podría irritar la piel. No olvides mantener el cepillo, paño exfoliante o cualquier material que utilices para la exfoliación siempre limpios además de secar el rostro con una toalla a golpecitos y no arrastrando.

Remedios herbales. Algunos remedios a base de hierbas o plantas pueden actuar como antisépticos, antiinflamatorios o antioxidantes. Aplica preferentemente las lociones o pomadas herbales durante la noche, de esta manera penetrarán con mayor profundidad la capa superior de la piel.

Evita tocar el rostro.  No se debe pellizcar los granos ni tocar el rostro ya que esto puede empeorar el acné debido a que las bacterias pueden transferirse con rapidez de las manos hacia las uñas, luego al rostro y una vez ahí obstruir los poros. Además la acción de pellizcarse los granos pueden dejar cicatrices.

No usar demasiado maquillaje ni lociones. El excesivo uso de maquillaje durante un brote de acné  contribuye a la obstrucción de los poros lo que estimula la aparición de granos, más si se trata de productos a base de aceites. Para humectar la piel en estos casos, se debe utilizar lociones y cremas a base de agua.

Mantenerse hidratado y comer saludable. La piel requiere de mucha agua y nutrientes para mantenerse saludable por lo que se ha de beber al menos 8 vasos de agua al día y reducir o eliminar el consumo de comida chatarra sustituyéndolos por granos enteros, frutos secos y vegetales frescos.

 

En el caso de que el acné persista será recomendable acudir a un especialista para combinar una buena alimentación y rutina de limpieza con medicamentos, como pomadas o antibióticos.