Técnicas para corregir el mal comportamiento de los niños | Clinica nasser

Single post

Técnicas para corregir el mal comportamiento de los niños

Sabemos que cada niño es un mundo y que es difícil conseguir una guía  o manual de instrucciones que nos permita corregir con exactitud su mal comportamiento. Sin embargo, sí que podemos ayudarnos poniendo en práctica una serie de técnicas o pautas para intentar corregir estos malos comportamientos del niño.

Antes de nada, hay que aclara que cada niño es único e irrepetible, es decir  no solo poseen diferentes características sino que además en ellos influye el entorno en el que crecen por lo que las técnicas que os presentaremos a continuación se han de poner en práctica adaptándolas a cada niño. Con las técnicas lo que se quiere conseguir es poner límites claros y sólidos para que el niño comprenda qué se espera que haga y qué se espera que no haga, con esta acción además de reforzar la aceptación del “no” les enseñaremos valores como el respeto, la obediencia, la tolerancia o el orden.

Los niños a menudo tienden a saltarse los límites impuestos con el fin de ver cuál será la reacción de sus padres y ello llevará a alguna que otra discusión entre ambos, es en este momento en el que los padres han de mostrarse firmes,  ya que si ceden será más difícil retomar el respeto por la norma.

Las pautas para corregir la mala conducta de los niños que te proponemos son las siguientes:

·         Ignorar las conductas inadecuadas del niño, de esta forma se consigue evitar reforzar los comportamientos negativos.

·         A la hora de imponer el castigo asegurarse de que la consecuencia del comportamiento negativo no suponga de alguna manera una recompensa para el niño. Por ejemplo: Castigarlo mientras está haciendo los deberes  provocando que se queden sin hacer.

·         El niño debe ser premiado inmediatamente cuando se comporta de la forma esperada, aplicando así un refuerzo positivo.

·         Hacer buen uso del tiempo de castigo o “tiempo para pensar”. Cuando el niño parece estar fuera de control invitarlo a que se calme en algún lugar de la casa en el que se sienta cómodo.

·         Tener en cuenta la edad del niño y la etapa que atraviesa. Es importante conocer hasta donde pueden llegar las capacidades del niño, ya que en muchas ocasiones se confunde un acto de rebeldía con la incapacidad de realizar una tarea demasiado compleja.

·         Distraer su atención para evitar situaciones de rebeldía del niño.

·         Ser comprensivos. Es importante no perder el control y recordar que estamos tratando con un niño que apenas está empezando a entender cómo funciona su entorno.

 

Con constancia y paciencia se puede conseguir inculcar valores que permitan a los niños conocer el comportamiento correcto ante distintas situaciones.