Saltarse el desayuno engorda | Clinica nasser

Single post

Saltarse el desayuno engorda

Según un estudio, casi el 30% de las personas salen de casa sin desayunar y solo el 3% de la población infantil desayuna alimentos saludables. La gran mayoría de las personas tomamos un vaso de leche y algo de bollería industrial, algo rápido para salir más deprisa de casa. ¿La consecuencia? El índice de obesidad. Si lo pensamos es más fácil prescindir del desayuno, ¿no? Pero no que no sabes es lo que te puede pasar y haces esto. Toma nota:

1. ¿Sabías que si te saltas el desayuno puedes aumentar de peso? Los motivos que solemos dar como excusa son la falta de tiempo, querer bajar algunos kilos, el haber cenado mucho la noche anterior…

2. No desayunar nada cuando te despiertas se relaciona con una bajada de energía, cansancio, menor rendimiento. ¡Tu cerebro necesita casi un 20% de tu energía total para funcionar correctamente!

3. El no tomar nada ocasiona el “síndrome metabólico”, o lo que es lo mismo, la acumulación de grasa normalmente en el abdomen. Nuestro organismo al percibir que no hay alimento, activa unas enzimas que hacen acumulación de reservas (grasas). Nuestro cuerpo las recoge y las almacena en sitios concretos.

4. Además aumenta los triglicéridos, la hipertensión y la glucosa en sangre, derivando en problemas cardiovasculares.

Como ves, el saltarte el desayuno es un riesgo, por lo que a continuación te vamos a dar las claves de un desayuno saludable con el que no ganarás peso.

1. Incluye cereales integrales. La avena es uno de nuestros aliados en un desayuno saludable. Si se acompaña con una manzana a trocitos estará delicioso. Otro gran aliado es el pan de centeno, que si le añades mermelada de ciruela, te encantará.

2. Algo de proteínas. Podemos tomar un huevo cocido cortado a trocitos acompañado de aceite de oliva, o hacerte una tortilla de espinacas. Un desayuno saludable necesita su porción de proteínas.

3. ¿Leche? ¿Café? ¿Té? Nuestra recomendación es tomar bebidas vegetales como las de avena, almendras, nueces… Si no te va esta idea, siempre puedes tomarte una taza de café o un té verde.

4. Una pieza de fruta. Puedes elegir cualquiera. Lo ideal es que la fruta sea fresca, manzana, pera, fresas… la que tú quieras. Eso sí, con pie incluida, que es donde más vitaminas tienen.

  5. Unos cuantos frutos secos. Puedes tomarte 3 nueces al día o 5 almendras, ya que aportan magnesio y omega 3, que son muy buenos para nuestro cuerpo.

6. Yogures. El yogur griego natural sin azúcar, activa el metabolismo y ayuda a cuidar nuestra flora intestinal.