¿Quieres un consejo? Anda descalzo | Clínica Nasser

Single post

¿Quieres un consejo? Anda descalzo

Ahora que todavía podemos apurar el fin del verano, te ofrecemos un consejo muy práctico, y hoy es un buen día para ponerlo en marcha: Descálzate y camina sobre un terreno natural, como puede ser la hierba, la arena o la tierra.

Al estar acostumbrados a caminar normalmente sobre asfalto y siempre calzados, resulta muy agradable hacerlo, pero lo que nos interesa hoy es que caminar descalzo es muy beneficioso para la salud.

La mayoría de las enfermedades en la actualidad están desarrolladas por la inflamación crónica; que no es más que un método de defensa de nuestro sistema inmunitario ante una infección. Se trata de un fenómeno biológico, a la vez que químico y eléctrico. Estas inflamaciones crónicas aumentan el riesgo de padecer diabetes, el cáncer, dolencias cardíacas u otras enfermedades.
El ingeniero Clinton Ober y el cardiólogo Stephen Sinatra publicaron un libro hace 10 años que argumentaba que esta inflamación crónica generalizada en nuestra sociedad se debe a que hemos perdido el contacto físico con la tierra. Y es que, siguiendo su teoría, la tierra posee una carga eléctrica con un número mucho mayor de iones negativos (-) que de iones positivos (+). Y esta recarga en nuestros niveles de iones negativos es la solución para el problema eléctrico de la inflamación.

Hoy en día, la mayoría de las personas vivimos en un suelo asfáltico, lo que nos impide esa conexión con la tierra. Además, siempre utilizamos zapatos que hacen de barrera entre esa electricidad del suelo y nuestros pies. Sin embargo, nuestros antepasados estaban acostumbrados a pisar la tierra descalzos.

La propuesta de estos autores es caminar descalzos sobre un terreno natural, ya sea en la playa o en la montaña, siempre que se pueda; poniendo así en contacto directo el cuerpo y la carga eléctrica (negativa) de la tierra.

Algunos de los problemas de salud que esta práctica mejora son el insomnio, el dolor crónico causado por múltiples enfermedades y lesiones, el agotamiento, el estrés, la ansiedad e incluso el envejecimiento prematuro, según el libro de Ober y Sinatra.

Son varios los estudios que han puesto a prueba esta teoría y los resultados son esperanzadores: Unos niveles de inflamación más bajos, una mejora en la circulación, un progreso en su forma física, así como una disminución del cansancio y del dolor. Además, los pacientes se muestran menos propensos a la fatiga y a las emociones relacionadas con la depresión.

Descalzarnos y caminar no solo tiene los beneficios mencionados anteriormente, sino que también mejora la propiocepción y la movilidad. Por todo ello, te animamos a comenzar esta práctica saludable y a que nos cuentes tus sensaciones.