¿Qué hace que no nos parezcamos al resto de seres vivos? | Clinica nasser

Single post

¿Qué hace que no nos parezcamos al resto de seres vivos?

¿Quieres saber por qué nosotros, los humanos, somos la cima evolutiva y la excepción de todos los vertebrados?

Han pensado alguna vez cuál es la razón que nos hace dominar a todo ser vivo y no vivo sobre este planeta? La respuesta te sorprenderá, y la razón se debe a dos factores evolutivos:

1- El desarrollo dentro del cerebro humano de una parte que se encuentra encima de los ojos, la parte frontal, que y en nuestro caso, los humanos, llega a ocupar el 40% del total tamaño de nuestro cerebro. Ese lóbulo frontal es el responsable de la secuencia de los movimientos del habla, la fonación, el lenguaje, el control de las emociones, la concentración, la planificación y la anticipación, y del control de la memoria. A lo largo de la evolución humana, ese lóbulo frontal ha crecido en tamaño en relación al resto del cerebro, y su superficie se ha ido haciendo cada vez más compleja aumentando el número de surcos en su superficie.

Nuestros primos más cercanos, los chimpancés, tan solo tienen el 12% de su cerebro ocupado por ese lóbulo, y cuanto menos inteligente es una especia, menos tanto por cien de lóbulo frontal posee.

2- la segunda propiedad que nos diferencia de los demás vertebrados es la mano humana que facilita la manipulación de útiles.

En esa mano, destaca en particular, la longitud del pulgar con respecto a la longitud total de la mano. Esa particularidad es imprescindible para realizar la “pinza humana”.

Los primates en general pueden ejecutar varios tipos de pinzas para sujetar y manejar objetos:

  • a- Pinza: de precisión, sujetando los objetos entre el pulgar, y uno o más del resto de los dedos de la mano.
  • b- Pinza de fuerza, sujetando un objeto entre la palma de la mano y el resto de dedos, pero aquí el pulgar tan solo es un apoyo.

Aunque los humanos, los chimpancés, los bonobos, los gorilas y los orangutanes realizan ambos tipos de operaciones, tan sólo los humanos, son capaces de realizar la pinza yema con yema. Aquí, radica el gran cambio. El objeto en cuestión se sujeta con fuerza entre las yemas del pulgar y de uno o más dedos de la mano (normalmente el índice). Este tipo de pinza, el más habitual entre los humanos, resulta imposible al resto de nuestros primos los primates, ya que, por la escasa longitud de su dedo pulgar con respecto al resto de los dedos, este hecho, biomecánicamente les resulta imposible.

3- y la tercera característica que marca la diferencia, es una especial articulación. La del codo, en especial en la forma de la cabeza del Radio:

En los animales pentadáctilos (todos los animales que tenga cinco dedos ya sea en una o todas sus patas), el radio guía la mano y gira alrededor del cubito para realizar movimientos de pronación-supinación y participa en los movimientos de flexión-extensión.

En el ser humano, la cabeza del radio es una esfera completa, por lo que nosotros podemos hacer rotar ese radio casi por completo alrededor del cubito haciendo volver la mano hacia arriba en supinación “como la cuchara de sopa mirando hacia arriba”, o hacia abajo “pronacion”. Observa el circulo que marca la cabeza del radio, esta completamente redondeado y no pegado al cubito.

En el perro, ambos huesos, se articulan en sus extremos permitiendo movimientos de prono-supinación (45º). Observa como la cabeza del radio si que esta en parte pegada al cubito.

En los ungulados, el radio es el principal hueso del antebrazo, y el cubito se fusiona, al menos parcialmente a ese radio (los ungulados son mamífero que se alimentan de vegetales y cuyas patas apoyan en el suelo solamente la última falange y están terminadas en pezuña: los caballos, las vacas y los elefantes). Sin embargo, en los equinos ambos huesos están íntimamente soldados.

Esperemos que este artículo os haya dejado más clara las diferencias de los humanos con el resto de seres vivos.