¿Es usted celíaco? | Clinica nasser

Single post

¿Es usted celíaco?

Antes de darle esperanzas de tratamientos modernos,  sepa que esta es una enfermedad hereditaria, de origen autoinmune (su sistema inmunitario, sus ejércitos que le defienden contra bacterias, gérmenes, virus, células cancerosas, etc.,  atacan las células sanas de su cuerpo por error, fabricando anticuerpos contra sus propias estructuras), y que antes -durante el período Neolítico, después de la última glaciación-, esa enfermedad no se conocía.

Históricamente, la primera vez que se tiene noticias de esa enfermedad, es a través de un médico griego de Capadocia, allá por el siglo 2 D.C., en donde describía a personas enfermas desnutridas, con heces abundantes y malolientes y con alimentos sin digerir.

Casualmente, Capadocia, al este de Turquía, está el Hilal Al Jasib, o la “media luna Fértil”, zona geográfica, parte de Oriente Próximo, sito entre los ríos Tigris, Éufrates y el alto del Nilo (políticamente engloba hoy a Irak, Siria, Líbano, Jordania, Palestina e Israel). Aquí es en donde fueron localizados los primeros asentamientos de los humanos paleolíticos, nómadas, transformándose en los humanos sapiens actuales, y en donde por primera vez en más de 2 millones de años de evolución, se asentaron en aldeas, y dedicándose a explotar animales tras su domesticación, y… al cultivo de cereales, particularmente trigo y cebada, y con el desarrollo de la cocción y de la agricultura, el trigo se convirtió en un soporte principal del gran crecimiento de la población mundial en los sucesivos milenios. Se puede decir que, el trigo es quién doméstico y esclavizó al humano.

Y desde entonces, comenzó a aparecer la enfermedad celíaca, aumentando en gravedad y número de personas afectadas, tornándose en una plaga mundial, que afecta aproximadamente al 1-2 % de la población general, llegando a estimarse según la OMS de la existencia de entre 3,5-4,5 millones de personas afectadas en toda Europa y entre 500  a 900 mil pacientes en España.

Históricamente, se comenzó a sospechar del papel del trigo en la génesis de la enfermedad, con la llamada  la hambruna holandesa de 1944, en donde se observó que la escasez de pan y de harina durante la II Guerra Mundial, llevó a un descenso importante en la tasa de muerte entre los niños afectados por la enfermedad celiaca, pasando de más de un 35%, a CERO. Curiosamente, una vez que el trigo estuvo de nuevo disponible, después de esa guerra mundial, la tasa de mortalidad volvió a ser la misma que antes.

La enfermedad celíaca es inducida por el consumo de gluten, un conjunto de proteínas contenidas en la harina de diversos cereales, fundamentalmente el trigo, pero también la avena, la cebada y el centeno, o cualquiera de sus variedades e híbridos y  aparece en individuos genéticamente predispuestos, ya que el gluten, contiene una fracción denominada Gliadina. Esa es una proteína rica en residuos y contiene la mayor parte de los productos tóxicos.

Con síntomas tan variables, y a veces antecesores de lesiones mucho más graves, esa enfermedad suele aparecer en los niños entre los 6 meses a los 2 años de vida como una intolerancia alimenticia, con náuseas y vómitos diarrea crónica o a veces estreñimiento persistente, hinchazón del abdomen, retraso de crecimiento, etc. Actualmente, se conoce la asociación de la enfermedad celiaca con el linfoma intestinal y otros tipos de cánceres, especialmente los adenocarcinoma del intestino delgado, de faringe y linfomas de esófago, con las úlceras intestinales  delgado entre otras muchas lesiones incluyendo las de las encías, hasta las de la piel. Y lo mejor, es que el riesgo de malignidad disminuye con el seguimiento de una dieta libre de gluten, sobre todo si se inicia durante los primeros años de vida.

Y ya en los adultos, es de 2-3 veces más común en las mujeres que en los hombres, la anemia ferropénica (falta de hierro), y la osteoporosis especialmente en la mujer, a la que se asocia esa anemia al sangrado menstrual

Por desgracia, la enfermedad celiaca, día a día afecta a un mayor número de personas de todas las edades, comenzando por los más pequeños  a través de las papillas de cereales que se les dan a los lactantes a partir de los 6 meses, hasta el resto de abanico de edades.

Se nos junta la base hereditaria de la intolerancia a ese gluten, y a su el uso y sobretodo el abuso de las los alimentos que contienen o se cocinan con harina de trigo, centeno, cebada y avena, los cuatro cereales con gluten, que perfectamente se pueden sustituir por harina de maíz y arroz, salvando a millones de seres humanos de enfermedades que pueden llegar a ser graves.

Nos se nos olvide: hasta que no nos hemos  asentado como seres humanos sedentarios, con la revolución agrícola como bandera, y comenzamos a sembrar y recolectar esos granos haciéndolos la base de nuestra comida, éramos mucho más sanos y libres de esa enfermedad autoinmune.